martes, 8 de marzo de 2011

MIEDO A QUEDARSE SOLO...



Lee el siguiente texto. En grupos de 5 haced una lista según el orden de preferencia de los personajes de la historia. Uno de vosotros hará de secretario para argumentar ante la clase los motivos de vuestra elección.

LA HISTORIA DE ANA:

Ésta es la historia de Ana. En esta historia hay cinco personajes: Ana, un barquero, un ermitaño, Pedro y Pablo.

Ana, Pedro y Pablo son amigos desde la infancia. Antes Pablo quería salir con Ana, pero ella lo rechazó porque estaba enamorada de Pedro.

Ana decide un día ir a ver a Pedro al otro lado del río. Se acerca a la orilla y le pide al barquero que la lleve al otro lado. El barquero le pide a cambio dinero. Ana le contesta que no tiene dinero y el barquero no quiere llevarla, explicándole que es el único medio que tiene de vivir.

Ana le explica que necesita ver a Pedro, porque está enamorada de él, y le suplica que la lleve al otro lado. El barquero reflexiona y le propone llevarla al otro lado con la condición de que le dé a cambio el regalo que
ella lleva para Pedro.

Ana empieza a dudar. Decide ir a consultar con un ermitaño que vive en una cueva muy cerca. Le explica todo (su amor por Pedro, su deseo de ir a verlo y el negocio del barquero) y le pide consejo.

El ermitaño le responde: “Comprendo muy bien tu situación. Sin embargo, en estas circunstancias, no me parece útil darte consejos. Si quieres hablar conmigo sobre el tema, puedo escucharte y ayudarte a tomar una decisión por ti misma, pero yo personalmente no sé qué es lo mejor para ti.”

Ana vuelve a la orilla y decide aceptar el trato que le propone el barquero. Pasa al otro lado del río y va a ver a Pedro. Pasa tres días y tres noches en su casa y se siente muy feliz.

En la mañana del cuarto día, Pedro recibe un mensaje: le ofrecen un puesto de trabajo muy importante en el extranjero, que él desea desde hace mucho tiempo. Por tanto, le anuncia a Ana que tiene que irse inmediatamente y la abandona.

Ana se siente muy desgraciada. Se pasea muy triste por la orilla y, de repente, por azar, se encuentra con Pablo. Le cuenta todo lo que ha sucedido y le explica la causa de su gran tristeza. Pablo es muy comprensivo e intenta consolarla.

Después de un tiempo, Ana le dice a Pablo:

“¿Sabes?, cuando me pediste que saliera contigo te rechacé porque no te amaba lo suficiente. Pero hoy pienso que puedo quererte lo suficiente".

Pero Pablo le contesta: “Lo siento. Ya es demasiado tarde; no quiero quedarme con las sobras de otra persona.”


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada